Cómo funciona un reloj GPS

Cómo funciona un reloj GPS
por Koldo Larrea Imprimir | Lunes, 23 de febrero 2015

Smartphones, navegadores de mano, relojes deportivos, pulseras de actividad, smartwatches... En la actualidad, los receptores GPS se pueden encontrar en multitud de dispositivos electrónicos con el fin de hacernos la vida un poco más fácil, ya sea a la hora de desplazarnos desde un punto A a un punto B, o bien para determinar la velocidad y la distancia que hemos recorrido.

El sistema de posicionamiento global o GPS fue desarrollado en la década de 1960 por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. El sistema GPS que usamos actualmente está constituido por varios satélites y utiliza la triangulación para determinar la posición con un exiguo margen de error de unos pocos metros. Actualmente, tanto la Unión Europea como China está desarrollando sus propios sistemas de posicionamiento por satélite, denominados Galileo y Beidou, respectivamente.

Cada vez es mayor el número de runners que salen a correr con un dispositivo electrónico con GPS, ya sea un smartphone, una pulsera cuantificadora o un pulsómetro adherido a alguna parte de su cuerpo - generalmente brazo o muñeca- como complemento indispensable a la hora de entrenar o competir. Y es que la cantidad de información monitorizada y almacenada por medio del empleo de estos gadgets es de vital importancia para mejorar nuestro rendimiento.

El GPS funciona gracias a una red de 24 satélites en órbita (20.200 km de altura) sobre la Tierra con trayectorias sincronizadas para cubrir toda la superficie de nuestro planeta. Cuando queremos determinar la posición con nuestro pulsómetro o reloj GPS, el receptor localiza como mínimo cuatro satélites de la citada red, de los cuales recibe unas señales con la identificación y la hora del reloj atómico de cada uno de ellos. En base a esas señales, el wearable sincroniza el reloj del GPS y calcula el tiempo que tarda en recibirlas el dispositivo electrónico. De esta manera, mide la distancia al satélite por medio de una triangulación, la cual se basa en calcular la distancia de cada satélite con respecto al punto de medición. Una vez sabidas las distancias, se determina nuestra posición o coordenadas respecto a los satélites.

Precisión del reloj GPS

A través de este sistema podemos conocer nuestra posición vía satélite, sin embargo su precisión no es del todo exacta, debido a causas propias y ajenas de la tecnología empleada. Por ejemplo, cuando practicas running estás en constante movimiento, y ello conlleva que tu receptor GPS integrado en tu reloj o pulsómetro no siempre reciba las señales de los mismos satélites. Por tanto, esos cambios de satélites afectan a la hora de determinar tu posición.

Respecto al cálculo de la velocidad y la distancia y sus distintas fluctuaciones, cabe señalar que la comunicación entre tu dispositivo y los satélites se lleva a cabo cada medio segundo, lo que implica una continua realización de cálculos y devolución de resultados cuando estás corriendo.

En el supuesto de que perdieras la conexión con algún satélite, tu receptor GPS calculará la distancia recorrida durante esa desconexión, y posteriormente determinará el tiempo que empleaste en ir de un punto a otro. De esta manera podrá calcular la velocidad a la que corriste durante esos segundos en los que se perdió la conexión.

Fotografías: Suunto

Enlaces relacionados

  1. El pulsómetro y la frecuencia cardíaca máxima

    El pulsómetro y la frecuencia cardíaca máxima

    La frecuencia cardíaca máxima varía en función de cada individuo y depende de distintos factores como la edad, la raza, el sexo o el nivel de forma física.
  2. 7 razones por las que deberías comprar un pulsómetro para entrenar

    7 razones por las que deberías comprar un pulsómetro para entrenar

    Te contamos las razones por las que deberías comprar un pulsómetro y las ventajas que supone entrenar con un reloj deportivo en tu muñeca.

© BUSCOPULSOMETRO Copyright 2018.